Ritual de Limpieza de un Pajarillo

Amantes de la naturaleza les invito a observar un pequeño pajarillo haciendo su ritual de limpieza sobre una planta de lulo en mi finca.

Hermoso, verdad?

Recuerden que se pueden suscribir a mi canal de Youtube para más videos:

https://www.youtube.com/channel/UCTEH-evmnbhUGIFvaW49uYg?sub_confirmation=1

Anuncios
Publicado en cambio climático | Deja un comentario

Why do you do this? Reflections on a Visit from Ecotourists

At the beginning of this year, a small group of American tourists who participated in an ecotour visited my farm. They wanted to see orchids and birds, attracted by the tropical diversity. I presented a map of the farm with its forested areas and pastures as an interactive conference during the evening of the first day of the tour, talked about the strategies I followed and the trail we would walk the next day towards the area of highest orchid concentration. I must confess that I felt good in the role of a teacher again, explaining and answering questions that had arisen in just an afternoon of walking through a lot that grew trees through a process of natural succession and selective cleaning that was taking place since 1989. The trees had a bit of moss on the side that faced the humid winds that came from the Pacific and served to retain some seeds of epiphytes that found conditions to emerge and grow, including orchids. The lot was bordering a ditch protected with barbed wire so that the cattle would not circulate and a small stream of water could be heard. That isolation allowed the sighting of a multiplicity of plant species that attracted attention; among them, Quereme, was showing its floral beauty.

IMG_20180118_151016141(1)

The visit had transcended its initial objectives and the tourists understood that a very original approach on sustainable agriculture that combined both traditional and modern techniques was implemented and that it makes possible the recovery of degraded soils and environments. The tourists were amazed. A spontaneous question that arises takes me by surprise, making me think about the profound reasons of human actions: Why do you do this?

The question is important because it leads me to more questions: Why is humanity destroying the planet? Wouldn’t that destroy ourselves?  Don’t we care about the future of our sons and daughters? Haven’t environmentalists been assertive enough presenting their arguments to convince environmental predators and polluters to change their attitudes and behaviors?

The global economic trend caused the migration of rural inhabitants to the big cities and created a need for a mass production industrial agriculture that was both destructive and predatory of soils. That same trend converted people into money-seeking consumers as their only mean to get consumer objects that are wasted and thrown away as garbage each day; it invented the word ‘progress’ as a mean to justify a life style that it made popular as the only expression of good living. In Colombia, that migration was stimulated by the government, the fanciful lure of the cities, the land expropriations carried by the actors of the internal war to be sold later to big cattle-land owners and by a culture that undervalues the agricultural peasant world that worked to survive in the middle of an environment ruled by the marketing mafias of agricultural products. So the question was difficult to answer.

In order to gain a bit of time I began answering with the improvised reflection “I am not sure why I do it”, which was taken as a hilarious statement. Then, I corrected myself stating that I felt so much pleasure from observing beautiful pastures of a native grass that I learned to manage with a very long rest period that could be accomplished by a daily cattle rotation of 180 small lots. The grass seemed delightfully tasted by the animals. I felt pleasure observing the trees growing in the middle of the lots. One person mentioned that my farm seems like a huge garden and that I enjoy it as much as she does her plants.

More reasons quickly crossed my mind: The great challenge it meant to show that it was possible to do agriculture under these difficult mountain conditions in which our grandparents had failed because of the use of environmentally unsustainable models reinforced by the government, the ruling classes and the dominating techno-scientific approaches. Something that ended up being the colonization of inaccessible mountains to grow coca and marijuana in places far from the government reach.

I continue down this road with some obsession and confidence. I believe that adapting intermediate technologies with imagination and creativity can perform miracles in the Andes mountain range, as stated by my new friend Arthur in his farewell comment. But also in an intelligent combination of tradition and innovation. A final statement for clarification: Only in the last years I have considered ecotourism, which is an unintended effect that will benefit the people interested. I will try to not impact too much the small world I have accomplished building.

IMG_20180120_071956277_HDR

COMMENTS FROM VISITORS

What a wonderful experience! We were welcomed and felt like family for our entire visit. Marie cooked wonderful meals and accommodated all dietary requests from our group. Our lodge was so comfortable with extra blankets , plus spare boots, and raincoats that we forgot to bring. Food was delicious and were local dishes, tasty and well-seasoned. Views were awesome from the top of the mountains. We saw orchids every few feet, every day were new orchids. Also saw lots of cloud forest birds. Great place for both plant people and birders.

Karen. Little Rock, AR USA

In a time when the natural world is suffering from so much habitat destruction and drastic climate change, it is so reassuring to find a family who took a stripped and erosion-damaged mountainside and used modern, sustainable farming techniques to revitalize the land and bring back many of the native species, both plants and animals, so that even a short walk rewards us with many sighting or rare orchids and birds which could not have survived here before the restoration. I call it Otto’s Miracle in the Andes.

Arthur, Amateur Naturalist. Arkansas, USA

Thank you for sharing your wonderful home & inspiring us with your sustainability accomplishments. I enjoyed your knowledge about this beautiful place. We saw numerous orchids, & ate delicious food in a most beautiful setting. Entomologist, ornithologists & Ecologists will benefit from visiting this biologically diverse retreat.

Elizabeth. Arizona, USA

50 orchid species in two days with nice selection of western slope colombian birds. Wonderful life-long effort to return lands to productive state with natural regeneration. Good service + food + guides.

Shane, bird life list 6,200. Santa Fe, NM USA

Otto –

For me, the best part of this entire experience was meeting you and your family and staying at your sustainable farm. I was amazed by the concepts you have implemented to turn your farm into a true paradise. The cloud forest was incredible -so many orchids and types of vegetation.

Thank you for your kindness and personal attention. I felt very secure knowing you were always there. And thank you to Maria who worked nonstop to keep us well fed and comfortable.

JanetSanta Fe, NM USA

Publicado en Biodiversidad, cambio climático, ganadería, suelos | Deja un comentario

Por qué haces esto? Reflexiones Alrededor de una Visita de Ecoturistas

A comienzos de año, un pequeño grupo de turistas estadinenses que participaban de un eco-Tour visitó mi finca. Querían observar orquídeas y pájaros, atraídos por la biodiversidad tropical. En las horas de la noche, después del recorrido del primer día, presenté a modo de conferencia interactiva, una imagen del conjunto de la finca, de las áreas de bosques y potreros arborizados, así como de las estrategias que aplicaba y del recorrido que haríamos al día siguiente hacía el área de mayor concentración de orquídeas. Confieso que me sentí bien, de nuevo en el papel de profesor, explicando y respondiendo preguntas que habían surgido en sólo una tarde de recorrido por una de las zonas de observación, un potrero que estaba arborizado por un proceso de sucesión natural acompañado de limpieza selectiva que se ejecutaba desde 1989. Los árboles tenían un poco de musgo por el lado que enfrentaban los vientos húmedos que venían del Pacífico y servían para retener algunas semillas de epifitas que encontraban condiciones para emerger y crecer, entre ellas orquídeas. El potrero se encontraba bordeando un zanjón protegido con alambre de púas para que el ganado no circulara y un pequeño arrollo de agua se alcanzaba a oír. Ese aislamiento dejaba ver multiplicidad de especies vegetales que llamaban la atención; una de ellas, el Quereme, mostraba su belleza floral.

IMG_20180118_151016141(1)

La visita había trascendido los objetivos iniciales y los turistas captaron que existía una propuesta de agricultura sostenible muy original que combinaba tradiciones con técnicas modernas logrando recuperar suelos y ambientes degradados. Los turistas se hallaban admirados. Una pregunta que surge espontáneamente me toma por sorpresa, llevandome a pensar en las razones profundas de los actos humanos: usted porqué hace esto?

La pregunta es importante pues lleva a pensar en otras: porqué la humanidad está destruyendo el planeta? No sabe que se destruirá a si misma? No le importa el futuro de sus hijos? ¿Los ambientalistas no han sido suficientemente contundentes en presentar sus argumentos para convencer a los contaminadores y depredadores del ambiente que cambien sus actitudes y comportamientos?

La corriente económica mundial provocó la migración de los habitantes rurales hacia las grandes ciudades y creó la necesidad de una agricultura industrial productora masiva de bienes agrícolas a la vez que depredadora y destructora de suelos. Esa corriente principal convirtió a las personas en consumidores que corren detrás del dinero como único medio de lograr objetos de consumo que malbaratan y convierten en basura día a día; inventó la expresión ‘progreso’ para justificar un modelo de vida que popularizó como única expresión de un buen vivir. En Colombia, esa migración fue estimulada por el Estado, por los atractivos fantasiosos de las ciudades, por las expropiaciones que hacían los actores de las guerra para luego venderla a terratenientes ganaderos y por una cultura de subvaloracion del mundo agrícola campesino que luchaba por sobrevivir en un entorno de explotación de las mafias del mercadeo de los productos agrícolas. El ‘establecimiento’ había logrado reducir a menos del 30 por ciento a los habitantes del mundo rural, casi incapaz de lograr un relevo generacional que garantizara su reproducibilidad. Así que la pregunta era difícil de responder.

Sobre la marcha, empecé a improvisar una reflexión, mientras respondía -para ganar un poco de tiempo- que no sabía muy bien porqué lo hacía, lo cual causó hilaridad. Corregí entonces planteando que sentía mucho PLACER cuando observaba unos pastos hermosos de una gramínea nativa que había aprendido a manejar con un período de descanso muy largo que podía lograrse con 180 pequeños potreros que se rotaban diariamente. El pasto parecía delicioso a los animales que lo degustaban con fruición. Me producía placer observar el crecimiento de árboles en medio de los potreros. Una de las participantes planteó que mi finca parecía un inmenso jardín y que yo disfrutaba así como ella con sus matas.

Otras razones pasaban rápidamente por mi mente: el reto que significaba demostrar que se podía hacer agricultura bajo esas condiciones difíciles de montaña en las que habían terminado fracasando los abuelos por el uso de modelos poco sostenibles ambientalmente con la complicidad del Estado, de las clases dirigentes y de los enfoques científico-técnicos dominantes. Algo que hoy día terminaba en la colonización de montañas in-accesibles para cultivar coca y marihuana en los sitios a los que no puede llegar el Estado.

Sigo por este camino con algo de obsesión y confianza. Creo que la adaptación de tecnologías intermedias con imaginación y creatividad puede hacer milagros en las cordilleras de los Andes, como lo afirmó mi nuevo amigo (Arthur) en su declaración de despedida. Pero también con una combinación inteligente de tradiciones e innovaciones. Para finalizar una aclaración: sólo en los últimos años imagino una propuesta ecoturistica que resulta como efecto no buscado y del que se beneficiarán los interesados. Trataré de que no afecte mucho el pequeño mundo que he logrado construir.

IMG_20180120_071956277_HDR

 

COMENTARIOS DE LOS VISITANTES

[Traducidos del Inglés]

Qué experiencia tan maravillosa! Fuimos bienvenidos y nos sentimos como en familia durante toda la visita. María cocinó comidas maravillosas y se acomodó a todos nuestros requerimientos dietéticos. Nuestra cabaña era muy cómoda con cobijas extra, más botas y capas de lluvias que olvidamos traer. La comida era deliciosa, platos locales sabrosos y bien sazonados. La vista era asombrosa desde el filo de la montaña. Vimos orquídeas cada algunos pies, y cada día habían orquídeas nuevas. También vimos muchos pájaros de bosque de niebla. Gran lugar tanto para gente que guste tanto de plantas como de pájaros.

Karen. Little Rock, AR USA

En una época en la cual el mundo natural sufre de tanta destrucción de su habitat y de cambio climático, es reconfortante encontrar a una familia que tomó una zona montañosa desnuda y dañada por erosión y usó técnicas de finca sostenible para revitalizar la tierra y traer de regreso muchas especies nativas, tanto plantas como animales, de tal magnitud que incluso una caminata corta nos recompensó con muchas vistas de orquídeas raras y pájaros los cuales no podrían haber sobrevivido aquí antes de la restauración. Yo lo llamo El Milagro de Otto de los Andes.

Arthur, Amateur Naturalist. Arkansas, USA

Gracias por compartir su maravillosa casa e inspirarnos con sus logros de sostenibilidad. Disfruté su conocimiento acerca de este bello lugar. Vimos numerosas orquídeas y comimos deliciosa comida en el lugar más hermoso. Entomólogos, Ornitólogos y Ecologístas se beneficiarían al visitar este retiro biológicamente diverso.

Elizabeth. Arizona, USA

50 especies de orquídeas en dos días con una buena selección de pájaros Colombianos de la coordillera occidental. Maravilloso esfuerzo de toda la vida para regresar la tierra a su estado productivo con regeneración natural. Buen servicio + comida + guías.

Shane, bird life list 6,200. Santa Fe, NM USA

Otto –

Para mi, la mejor parte de esta experiencia completa fue conocerte a tí y a tu familia y estar en tu finca sostenible. Me asombré por los conceptos que has implementado para convertir tu finca en un verdadero paraíso. El bosque de niebla fue increíble -tantas orquídeas y tipos de vegetación.

Gracias por su amabilidad y atención personal. Me sentí muy segura sabiendo que siempre estabas ahí, y gracias a Maria quien trabajó sin parar para mantenernos bien alimentados y cómodos.

 

JanetSanta Fe, NM USA

Publicado en Biodiversidad, cambio climático, ganadería, suelos | 2 comentarios

Aumentan a 8 las Especies de Orquídeas ‘Nuevas para la Ciencia’ Descubiertas en los ‘Altos de San José del Salado’

Un pequeño paraíso de biodiversidad empieza a revelarse en mi finca de ‘Los Altos’. Lizeth y Cristian confirmaron en LANKESTERIANA 17(2): 251-260. Universidad de Costa Rica, 2017, el encuentro de tres nuevas especies de las colecciones que habían realizado cuando eran aún estudiantes de Agronomía. Las denominaron Pleurothallis indecora, Pleurothallis juveniles y Pleurothallis lueriana. También Lizeth encontró por la misma época una nueva especie del mismo género en la región del Queremal a algunos kms de mi finca en un clima más cálido y más húmedo; la denominó Pleurothallis queremalensis. Ambos creen que en mi finca de ‘LOS ALTOS’ deben existir más especies de orquideas por descubrir y se lamentan de que el ejercicio profesional que tienen en la actualidad les impida seguir sus exploraciones. Su trabajo de investigación como se recuerda en entradas anteriores del blog, no obedeció a un proyecto institucional, sino a su pasión por el tema y sus esfuerzos personales.

 

A) P. indecora. B) P. juveniles. C) P. lueriana. Fotografías de Lizeth Rodríguez y Cristian Useche

De otra parte, Sebastián Moreno, un biólogo que trabaja como guía de ecoturistas, acaba de publicar en la misma revista LANKESTERIANA 17(2): 193-202.(2017). Universidad de Costa Rica, el descubrimiento de la especie Lephanthes vargasii, realizado el año pasado cuando acompañaba a unas ciudadanas checas que visitaron mi finca para reconocer especies nativas de orquídeas. Está trabajando aún con otras dos colectadas en esa visita.

Lephanthes vargasii. Fotografía de Sebastián Moreno

Admiro esa capacidad que han desarrollado para reconocer por pequeños detalles aquello que es distinto y el placer que les produce el descubrimiento. Quisiera que ese trabajo se replicara con gramíneas, insectos, animales o arbóreas…. aves. Anteriormente Pablo Iván Gallo, había mostrado la diversidad de especies en el mundo microbiano de las micorrizas en los suelos de mis potreros.

Surge la tentación de reflexionar, de tejer hipótesis, de especular un poco. Cómo no hacer relaciones, para nuevamente observar, descreer de las conclusiones formuladas y volver a empezar, en el mundo infinito de nuestra ignorancia. El trabajo de estos jóvenes se ha concentrado en los potreros, entre los árboles que rompen la rutina del pastizal, en sus bordes con los bosques de galerías regenerados naturalmente para proteger pequeños nacimientos de aguas o para impedir el tránsito del ganado a pendientes riesgosas o en los bordes con relictus de selvas nativas. Allí, los potreros arborizados parecieran el espacio que hace visible lo invisible de nuestra naturaleza tropical. El tránsito difícil por el interior de los bosques impide encontrar en la selva aledaña esa biodiversidad en tan poco tiempo (Sebastián encontró en tres días más de 60 especies florecidas; la colección de fotos de Cristian y Lizeth pasaba de 100 especies). Al fondo, al Occidente, recibiendo y ayudando a reorientar los vientos húmedos del Pacifico, una silenciosa, imponente e inmensa selva tropical de montaña podría ser la madre natural de esa biodiversidad. Al frente, en el cañón del río Dagua, el efecto Fohen hace surgir una gran extensión de terrenos semiáridos y un sol ardiente alcanza a irradiar su calor a ‘ Los Altos de San José del Salado’ provocando contrastes fuertes de temperatura entre el día y la noche y un clima menos húmedo por el oriente. El apaciguamiento de los vientos en la madrugada asienta las nubes en el ‘piso’ del cañón, encerradas por un ramal de la cordillera Occidental que se despliega en los linderos altos de la ciudad de Cali, ‘Los Farallones’. Los viajeros madrugadores pueden observar la magnitud de ese fenómeno climático cuando empiezan a descender desde el km 18 a 2000 m de altura dirigiéndose a Buenaventura. Hace recordar el volar por encima de las nubes de los aviones…..la parte alta de las montañas despejada. Una hora después, casi todos los días, esas nubes retornan a ‘ Los Altos’ en forma de neblina por vientos de sentido contrario, creando la sensación de oscuridad que anuncia la llegada de la lluvia, que algunas veces ocurre en forma de brisas pasajeras. Momentos de estabilidad aparecen y desaparecen hasta que empieza la tarde y llegan de nuevo los vientos del Pacífico arrastrando neblinas que aparecen y desaparecen de nuevo. Un entorno ambiental que debe influir en la vegetación y al que nos debemos de adaptar quienes habitamos los ‘Altos’. La variabilidad ambiental -diaria- que provoca la zona de transición del Pacífico con el Cañon, está probablemente conectada con la biodiversidad que se encuentra en los Altos. También la variabilidad de la zona montañosa que ocasiona variabilidad espacial de la humedad según la pendiente, la ubicación frente al sol, diversidad de especies vegetales y animales que transportan semillas y crean la oportunidad a especies de árboles que aprovechan los espacios abiertos de los potreros para reproducirse y crecer, tolerados por el administrador temporal del territorio… Recordemos también que las orquídeas son micorrizógenas obligadas, y en los bosques tropicales la presencia de suelo aéreo es común en muchos árboles, el ‘Siete Cueros’ (Tibouchina sp) es uno de ellos, especialmente generoso. Un sistema de múltiples interacciones debe estar ocurriendo. Suzanne Simard, se divertiría mucho en nuestros territorios replicando sus investigaciones sobre las grandes redes de micorrizas que sirven de medio de comunicación química y de solidaridad en los bosques canadienses. Acá esa red se extiende a infinidad de epifitas que se aprovechan de la generosidad de los árboles que las acogen. Nuestra capacidad de comprensión formada en la búsqueda de relaciones causa-efecto, se agota cuando se trata de encontrar explicaciones al mundo natural, hipercomplejo de la zonas tropicales. Es admirable la vida y la muerte como se encadenan para crear procesos complejos incognoscibles, infinitos quizás; en el entretanto los humanos, la especie más privilegiada del planeta, en su inconciencia, prolonga hasta niveles insostenibles sus instintos depredadores.

La biodiversidad en nuestro medio es un hecho OBSERVABLE, ocurre y nos asombra en los sitios donde la naturaleza tropical puede desplegar su potencia y los esquemas de desarrollo local ceden paso a las tentaciones de los modelos uniformizadores. Voy a insistir aquí en un tema que he planteado anteriormente: el uso de herbicidas es un método de trabajo que debe sustituirse por estrategias de convivencia ingeniosas con aquello que por prejuicios culturales hemos denominado ‘malezas’. Quiero invitar a los lectores a disfrutar de los aportes de nuestros jóvenes investigadores de la biodiversidad y de la excelente conferencia de Susanne Simard en TED en los siguientes links:

https://revistas.ucr.ac.cr/index.php/lankesteriana/article/view/30155/30139

https://www.researchgate.net/publication/318988068_A_new_species_of_Lepanthes_Orchidaceae_Pleurothallidinae_from_Colombia_with_a_large_and_protruding_column

Publicado en Biodiversidad, cambio climático | 1 Comentario

SOBRE COMO ARBORICÉ MIS POTREROS DEJANDO ACTUAR LA POTENCIA DE LA NATURALEZA

uvs140525-009

Cuando los visitantes observan mi finca desde lejos creen que ‘ Los Altos de San José del Salado’ es un bosque, pero al aproximarse los acogen unos pastizales muy bonitos poblados de árboles nativos, especialmente chagualos (Myrsine guianensis), ‘siete cueros’ (Tibouchina sp) y otros. Les explico que lo observado es el resultado de procesos naturales a los cuales fui sacando partido a medida que los iba conociendo. Era un ignorante absoluto (y sigo siéndolo) en especies forestales y la taxonomía vegetal me parecía una disciplina memorística y enciclopédica. La necesidad de disponer de troncos de árboles para multiplicar los potreros condicionaban la puesta en marcha de la propuesta de pastoreo racional de André Voisín y me impulsaban a proteger cualquier especie arbórea que apareciera. La sabiduría local me enseñó a valorar el ‘chagualo’, prolífico árbol que al cortarse rebrotaba entre 4 y hasta siete hijuelos, provocando por autocompetencia el desarrollo de varas largas y rectas. En el cerco, un árbol adulto se cortaba a la altura del poste y de su punta emergerían hijuelos que podrían proveer de postes nuevamente, igual ocurría cuando se cortaban a unos 20 cm del suelo. El ‘siete cueros’, respondía distinto: su capacidad de rebrote es limitada y requiere zonas más húmedas para emerger espontáneamente, así que debía ser más prudente con su aprovechamiento. Además de su belleza al florecer con precisión en Mayo (los campesinos también le denominan con el nombre del mes) me llamaban la atención el volumen de hojarasca que aporta al suelo permanentemente y la creación en su corteza de ‘cueros’ que se transforman con el tiempo en suelo aéreo apto para infinidad de bromelias, orquídeas y otras epifitas.

El paisaje era desolado hacia 1980, cuando empecé a reintegrarme marginalmente al territorio que me había visto crecer. Observaba el deterioro ambiental causado por pequeñas ganaderías ‘todoproposito’ que habían surgido para atender la demanda de los viajeros que hacían tránsito hacia Buenaventura. Para la época, la crisis que había provocado la construcción de la nueva carretera, estimulaba la venta de las mejores fincas a los nuevos ricos que establecían ganaderías con cebuinos para la producción de carne y hacían ostentosas construcciones. Un proceso urbanizador incipiente servía de opción a la venta de lotes cercanos a la carretera y al establecimiento de fincas de recreo, pero lo truncó la emergencia del secuestro como política y como negocio delincuencial y la respuesta paramilitar.

foto2

Paisaje dominante en San José del Salado entre 1982 y 1989. Fotografía desde los Altos.

La historia campesina de mi familia en la región y mi postura crítica de la formación agronómica, me conducen a la decisión de dedicar mi tiempo libre a tener experiencias agrícolas innovadoras que acompañaran mis lecturas, reflexiones y discusiones y me ayudaran a visualizar un enfoque ambientalista sostenible de bajo costo para las zonas montañosas. No me atraía el ambientalismo de escritorio que proponía como UNICO uso de estas tierras la vegetación protectora o los bosques industriales. Me interesaba el mejoramiento de los modelos campesinos, la innovacion desde las tradiciones (A. Voisín), la dimensión biológica de las culturas humanas (K. Lorenz, H. Maturana), las relaciones coherentes-conflictivas entre tradiciones y cambios.

Quería experimentar la forma de incorporar la dimensión ambiental en los procesos agrícolas que se daban en las regiones montañosas de las zonas tropicales y el trabajo en los ‘Altos’ me brindaba una oportunidad excepcional. Trabajo que debía hacer con muchas restricciones, sin subsidios, sin créditos y en mi tiempo libre de fines de semana.

El paisaje de la finca era contrastante: de una parte potreros muy limpios pero con micay ‘engramizado’ por el pastoreo semi permanente, de otra, rastrojos de un helecho que cubría extensas zonas e impedía la expresión de otras formas de vegetación. Alguno que otro chagualo aparecía en cercos y un arbusto grande y retorcido acompañaba esporádicamente los helechos. Los campesinos le llamaban ‘chilca’ y debió ser muy dominante en otras épocas porque dio nombre a un lugar cercano a San José del Salado: ‘El chilcal’.

Este arbusto, considerado maleza de potreros por los ganaderos, me llamó particularmente la atención. Crecía rápido y podía llegar a alturas mayores de 5 m ; invadía con facilidad un territorio por la cantidad de semillas que producía y transportaba el viento constante y fuerte de los ‘Altos’. Decidí convertirlos en solución transitoria mientras sembraba árboles en los cercos. También valoraba la cantidad de hojarasca que transfería al suelo mejorando su fertilidad. Los campesinos la consideraban una maleza fácil de erradicar porque no rebrotaba. Empecé a proteger esta especie en las limpiezas de los potreros y fueron convirtiéndose con el tiempo en su cobertura arborea, como se observa en una foto de 1994.

foto3

Hacia 1996, los arbustos de Chilca, estaban cubriendo muchos potreros

Un día observé con sorpresa una proliferación de arbolitos de chagualo o ‘mamey’. Las chilcas habían servido de percha y protección de pájaros que dispersaban las semillas de algunos árboles de los cercos. Trasplanté unos 30 a un cerco cercano pero crecían muy lento. Los arbolitos que crecían en la base de las chilcas se beneficiaban de su rizosfera, de sus mejores condiciones de fertilidad, sombra y protección del pisoteo animal. El personal que hacía las limpiezas fue instruido entonces, para dejar cualquier arbolito que apareciera. En las zonas más altas se empezó a observar abundante ‘siete cueros’ (Tibuchine sp) que también se protegió.

uvs170701-002

En 2006, la mayoría de los potreros tenía provisión de arboles, especialmente “Chagualos”

En la actualidad ha empezado a proliferar otra especie aún no identificada, de crecimiento excepcional y masiva difusión, ideal para arborizar potreros por su copa de hojas finas que permite el paso de la luz a los pastizales y de un porte lineal excepcional. Aún no sé si rebrota después del corte como hace el chagualo, pero su proliferación a partir de semillas que dispersan las aves supliría esta ausencia.

nn

Especie N.N. en observación y protección

Mi experiencia parcial con algunos de los árboles que la potencia de la naturaleza ha ido propagando en los potreros, me indica que el manejo de la ganadería con criterios de protección ambiental ayuda a aumentar la ocupación del suelo por las raíces de yerbas, arbustos y árboles que a la vez sirven de refugio a bacterias y animales que viven en los alrededores de las raíces (rizosfera). Este tipo de manejo también ayuda a filtrar la radiación solar de manera que alcanzan las semillas de la superficie o de las primeras capas del suelo las longitudes de ondas que despiertan los procesos germinativos. Así, las pasturas nativas, más generosas en el copamiento del espacio que las africanas introducidas, si se acompañan con limpiezas selectivas, harán solas el trabajo de arborización. Un poco de tolerancia en algunos momentos con procesos de enrastrojamiento también es necesario. Hoy, en mi finca de ‘ Los Altos’, cuando requiero postes para el mantenimiento de los cercos ( de púas o eléctricos ) o para construcciones, camino unos cuantos metros y escojo los más apropiados. Se han convertido en la infraestructura que hace viable la existencia de 180 pequeños potreros entre 1000 y 1500 m² y creado la oportunidad de reflexionar (con la ayuda de una aplicación que uno de mis hijos elaboró para poder tener control sobre el volumen de información que se genera) sobre los periodos de ocupación, descanso y estrategias de manejo del pasto micay e imperial, pasturas nativas en vías de extinción por las introducciones masivas de las pasturas africanizadas, más simples de manejar y con mejor apoyo investigativo. Hacia 1989 escasamente podía sostener con muchas dificultades 18 potreros. El vídeo de la próxima entrada ilustra la forma como el comportamiento reproductivo de la CHILCA, le permite copar con facilidad un territorio.

Publicado en cambio climático | 3 comentarios

EPIDENDRUM LASIOSTACHYUM, nueva especie de orquídea colombiana encontrada en los Altos de San José del Salado

Mientras realizaban su pre-grado en Agronomía, Lizeth Rodriguez Martinez y Cristian Rincón Useche visitaban en su tiempo libre mi finca en los altos de San José del Salado atraídos por la infinidad de especies de orquídeas – su pasión- que encontraban en ese espacio privilegiado que llevo re-construyendo por cerca de 30 años. Habían fotografiado más de 100 especies y Liseth pensaba que por lo menos 10 no estaban aún reportadas por los investigadores. Liseth ha persistido en la elaboración documental que se requiere para los reconocimientos con asesoría de expertos internacionales en los procesos de identificación. EPIDENDRUM LASIOSTACHYUM, es la tercera de ellas. Parece que la ubicación de la finca al recibir en una de sus vertientes los vientos fuertes que vienen del Pacífico portando semillas, al ser filtrados por los relictos de bosques tropicales o los potreros arborizados con periodos de descanso largos por la especie de gramínea nativa que allí se desarrolla, encuentran condiciones ecológicas apropiadas a la supervivencia de muchas especies de flora que a la vez estimulan el retorno de la fauna nativa. Invito a los interesados a visitar el reporte de la nueva especie:

Hágsater,E., Santiago Ayala E., Rodríguez-Martínez L. EPIDENDRUM LASIOSTACHYUM (ORCHIDACEAE): A NEW COLOMBIAN SPECIES OF THE EPIDENDRUM MACROSTACHYUM GROUP. LANKESTERIANA 16(1), 2016. © Universidad de Costa Rica, 2016. doi: http://dx.doi.org/10.15517/lank.v16i1.23621

epidendrum_lasiostachyum_2

epidendrum lasiostachyum

EPIDENDRUM LASIOSTACHYUM (Fotografías de Lizeth Rodriguez Martinez)

Sigue este blog: ingresa tu correo electrónico en el bloque de la derecha, y presiona el botón seguir.

Publicado en Biodiversidad, cambio climático | 1 Comentario

Cambio-Conservación en las Agriculturas Campesinas Andinas

La dinámica en los métodos y estrategias de cultivo de los agricultores pasa desapercibida para los que piensan que las transformaciones técnicas solo se inspiran en los resultados obtenidos en laboratorios o centros experimentales. Desde sus esquemas mentales descalifican a los agricultores como tercos o tradicionalistas porque no siguen las recomendaciones ‘expertas’. Dos grandes Agrónomos nos invitan a revisar con cuidado el quehacer ‘rutinario’ de aquéllos que conviven con las plantaciones o los ganados. André Voisín revaloraba el empirismo campesino y Michel Sebillotte planteaba que los agricultores siempre tienen buenas razones para hacer lo que hacen’. Ambos intentaban captar la lógica de sus decisiones.

Los agricultores ponen en acción saberes acumulados e investigan a su manera cuando no logran los objetivos buscados; una ecuación sencilla que provoca efectos inesperados. Si se encuentran insatisfechos escrutan en sus saberes de fondo o en su entorno cercano, soluciones a los problemas que identifican. Auténticas adaptaciones tecnológicas se producen al cabo de un tiempo cuando un problema se masifica en una región o alguna novedad llama la atención. En lugar de hacer críticas superficiales que devienen de comparaciones entre tipos de agriculturas o idealidades de escritorio, Sebillotte invitaba a desarrollar un campo de investigación: el estudio de las trayectorias de los sistemas de cultivo y de producción; camino que conduce a entender los problemas agrícolas y la aplicación y desarrollo de conocimientos agronómicos integrados al mundo rural. El calificativo de atrasadas para agriculturas campesinas se masificó después de la segunda posguerra, pero en América Latina lo venían enunciando desde fines del siglo XIX los comerciantes ilustrados en el ‘laisse faire’ manchesteriano muy influyentes en los nuevos Estados liberados de la colonia española. Salvador Camacho Roldán, p.e. se quejaba en Colombia de las bajas productividades de los cultivos de tabaco y algodón, producidos por ”manos rutinarias”. Los viajes por el mundo le permitieron compararlos con los estilos de cultivar de las potencias de la época y lo llevaron a concluir -con la superficialidad propia de las observaciones de un viajero comerciante- que el problema era de origen técnico y de escasez de conocimientos. Aunque la solución era sencilla, copiar y reproducir los modelos exitosos de otras sociedades, las guerras “civiles” entre terratenientes y comerciantes retardaron casi un siglo la conversión de estas opiniones ilustradas en políticas de Estado y en paradigmas imposibles de modificar, en verdades inviolables. Después de la II Guerra mundial se intensifica la penetración de los modos ‘tecnicos’ de producir y la copia del modelo de industrialización de la agricultura de EEUU en los valles inter-andinos del Cauca y del Magdalena: la mecanización, uso de fertilizantes y pesticidas sintéticos, siembra de materias primas industriales. Las ciudades crecen para “acoger” desplazados del campo, mejoran las ganancias de rentistas y comerciantes acomodados. La homogenización en el planeta de un modo de vivir, producir, comercializar, investigar incita a otras culturas del mundo a imitar los procesos y modos de actuar de la cultura que se autocalifica como desarrollada. El relato de la ola que transforma todo a su paso, como tsunami que no deja otra opción, es tan avasallador que solo deja a nuestras sociedades tercermundistas la única alternativa de sumarse a la cola de los copiones en ciencia y tecnología de los países desarrollados.

En perspectiva los mundos campesinos se representan como herencia de un pasado que se debe superar. Pero los climas malsanos y la topografía montañosa discriminan positivamente sólo a las mesetas y valles interandinos para la adopción de las nuevas tecnologías agrícolas. Los mundos campesinos, dispersos en el territorio, sometidos a la subvaloración social y cultural de herencia española, ahora ven oportunidades en el crecimiento de las ciudades para la producción de una variedad de alimentos que la homogenización del espacio no puede abordar. Pero debe enfrentar las estrategias de explotación de las mafias de intermediarios, las políticas aperturistas, los nuevos costos de producción del modelo ‘modernizante’, la competencia desleal por las tierras aptas para los cultivos de plantación o de ganadería extensiva; las tentaciones del nuevo mercado de las plantas alucinógenas…….contexto adverso que paradójicamente refuerza su tendencia a la persistencia. Sobrevive haciendo sus propios procesos de adaptación, de recampesinización tecnológica y económica. El precio que paga es alto: pierde estrategias de intervención ‘suave’ como el cafetal con sombra, la cría de animales en la finca (BON, cerdo sanpedreño, gallinas), los cultivos asociados y múltiples, terrenos en ‘descanso’, agroindustrias campesinas (trapiche panelero, empaques de fique, quesos, rallanderías de yuca), la producción para el autoconsumo y los mercados locales.

Aparentemente copiar y transferir los saberes y desarrollos de otras sociedades, pareciera el camino más rápido para impulsar nuestro desenvolvimiento. Pero cada cultura tiene especificidades y dinámicas que las hacen únicas y a ninguna se le puede privar del cuidadoso trabajo de acción-investigación que demanda la adaptación siempre transitoria entre saberes tradicionales y modos de conocer y operar tecno-científicos. Los nuevos problemas planetarios del mundo de hoy exigen un trabajo dispendioso de recontextualización para intentar armonizar las dinámicas culturales con naturaleza y sociedad.

A modo de ejemplo quiero mostrar un caso en el que trabajé un buen tiempo: la producción piñera en la región subxerofítica del cañón del río Dagua. Hacia el año 2000, dos estudiantes con curiosidad investigadora encuentran algo asombroso: los piñeros de Dagua estaban resolviendo un problema sanitario complejo que denominaban ‘amarillamiento’ y llevaba a la quiebra económica a muchos agricultores, con una estrategia elemental: alquilar tierras que no se hubieran sembrado con piña o que hubieran ‘descansado’ tiempo considerable. Llamamos ‘itinerante’ al sistema de cultivo, por su similitud con el usado por los indígenas precolombinos. Los piñeros habían adoptado los agroquímicos que recomendaban las casas comerciales y los agrónomos atribuyendo el daño a sinfílidos o nemátodos; los ensayos con rotaciones (frijol, maíz, zapallo) habían fracasado. La piña como cultivo principal era la única opción rentable con mercados estables que les ofrecía algún grado de sostenibilidad económica en

amarillamientoEl “amarillamiento” en los cultivos de piña V. Manzana (foto de Pablo Acosta)

esas tierras áridas y montañosas del cañón donde escasea el agua. Los jóvenes investigadores encontraron además algo excepcional: varios agricultores utilizaban la siembra con chuzo – de origen también milenario- con resultados aceptables contradiciendo las recomendaciones de los manuales sobre mullir los suelos para el establecimiento del cultivo. Algunos tenían hasta tres ciclos continuos de siembras de piña y sus problemas parecían manejables. A mi retiro de la Universidad Nacional decidí realizar una experiencia límite: replicaría el sistema de cultivo pero motorizando la siembra a chuzo de tres mil plantas en un lote cedido gentilmente por uno de ellos. Iba a ser el cuarto ciclo seguido. Usaría una guadañadora de espalda que disponía de una transmisión con guaya para varios usos entre ellos una hoyadora. La experiencia fue aleccionante. La guaya se reventaba cada que encontraba un obstáculo fuerte en el terreno, pero el buen prendimiento y crecimiento de la semilla estimulaba a continuar. Había que hacer innovaciones al equipo para hacerlo más funcional. Si bien se había

hoyado_motorizado_1Primera experiencia de hoyado motorizado

sembrado con el inicio de las lluvias (octubre), la aparición de malezas había sido lenta y sólo a fines de diciembre se vio la necesidad de control manual, que se hizo con trabajadores de la zona con costumbres piñeras. Se iniciaba el ciclo de verano y la temporada de lluvias había sido relativamente seca. Un mes después, la pequeña plantación mostró la sintomatología del ‘amarillamiento’ que reportaban los agricultores y no respondía a la fertilización química. La cercanía de la manifestación del problema con el manejo manual de malezas, me llevó a asociar la evaporación rápida de agua del suelo con la aparición de la sintomatología. Así que pensé que el ‘amarillamiento’ era la expresión de una estrategia de supervivencia de las crasuláceas que conduce a una ‘fotosíntesis fútil’ y me orienté hacia el ahorro del agua almacenada en el suelo variando los métodos de manejo de las malezas ya que las condiciones subxerofiticas de la región mostraban que el riego no era una alternativa. Se evitaría a futuro el movimiento del suelo con palas o azadones sustituyendose por podas con guadañadora de arnés. En lugar de la cuchilla se usaría el disco de carpintería con un protector que evitaba el daño a las plantas. La limpieza entre-matas se haría manual pero sin desenraizar las malezas sólo podando con cuchillos afilados. El carácter experimental me llevaba a no preocuparme de los costos, aplazando la búsqueda de métodos más eficientes. La recuperación de más del 50% de la plantación me entusiasmó porque superaba los cálculos más optimistas en la experiencia local.

prototipo_ottoEl prototipo ”otto” en acción, integrado a cobertura de malezas

Estaba listo para replicar la experiencia en condiciones menos extremas; más benignas para un cultivo comercial en las laderas del cañón. Así que alquilé una plaza en condiciones muy parecidas a las que trabajan los piñeros y en lugar de preparación masiva del suelo con arado haría la siembra a chuzo motorizada, haría poda de malezas cada que fuere necesario y buscaría acercar las prácticas de fertilización a las utilizadas por los agricultores orgánicos. Hube de enfrentar entre el 2007 y el 2012 fenomenos climáticos inesperados que validaron la experiencia desde la hipótesis planteada: dos ‘niños’ y una ‘niña’, permitieron mostrar que el ‘amarillamiento’ es reversible si se protege el sistema de raíces de las condiciones extremas de sequía que afectan las laderas; protección que se hizo con la labranza mínima y la cobertura de malezas que se podaba periódicamente convirtiéndose en cobertura muerta conservadora de humedad (foto). A pesar de que no se hicieron zanjas de drenaje no se observó escorrentía en la fase ‘niña’, mostrando incremento del almacenaje de agua del suelo. Un porcentaje importante de la plantación tuvo ‘soca’ (segunda cosecha) lo que permitió recuperar los gastos invertidos en la investigación.

En general el trabajo mostró que la actualización permanente de las prácticas tradicionales es una ruta promisoria que vale la pena explorar. La actualización consiste principalmente en la producción de equipos que la hagan viable económica y socialmente ante el despoblamiento de las zonas rurales y en la combinación coherente de los conocimientos de fisiología vegetal y ecología dinámica con los saberes prácticos tradicionales. Para ilustración de los lectores presentaré próximamente algunos vídeos cortos de la experiencia y la presentación que hice en el Sexto Encuentro Latinoamericano de agricultura Ecológica (Cali, 2011). Desde el punto de vista ambiental la combinación de crasuláceas con malezas muestra una ruta de interés para la captura de carbono pues hacen sinergia por sus modos complementarios de asimilar y emitir CO2 en el día y la noche y por el aumento de cobertura viva y muerta y de raíces, que aumentan la capacidad de almacenar-disipar agua en las zonas secas de ladera neutralizando las pérdidas por escorrentía o evaporando el exceso y que ofrecen habitaciones para que se multipliquen microorganismos y macrofauna en el suelo.

Experimento en la actualidad, con resultados promisorios, la rotación en pequeña escala de pasturas con cultivos de pancoger siguiendo el mismo esquema de labranza mínima y convivencia con malezas.

REFERENCIAS

CHAPARRO ANAYA, Oscar; HERRERA, Oscar; REINA BARTH, José Otocar. 2012. Efecto de un sistema mecanizado de siembra a chuzo de piña en la eficiencia de operación, en zonas de ladera de Dagua. En: Acta Agron. Diciembre 2012, vol. 61, no. 5, p. 87-88. ISSN En Línea: 2323-0118

 http://www.revistas.unal.edu.co/index.php/acta_agronomica/article/view/41473/43082

Gómez, B.; Jiménez, H. 1999. Trayectoria de los sistemas de cultivo de Ananas comosus (L.) Mer. en dos regiones productoras del Valle del Cauca. Trabajo de grado (Ingeniero Agrónomo). Universidad Nacional de Colombia. Facultad de Ciencias Agropecuarias. Palmira, 166 p.

PEREZ SALAZAR, M. 2000 La Economía Liberal de Salvador Camacho Roldán. Revista derecho del Estado No 9. https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/5119668.pdf.

Publicado en cambio climático | 1 Comentario